Tratamientos, noticias e información sobre prevención de Legionella

Qué es, qué la causa y cómo podemos prevenir la Legionella Pneumophila

Quizá muchas personas sepan o conozcan, a grandes rasgos al menos, en que consiste esta enfermedad. Pero vamos a tratar de desgranar y explicar de manera más detallada y concreta esta afección, esperando así que todo lector pueda disipar cualquier tipo de duda y curiosidad que le surja acerca de esta dolencia. ¿Qué es exactamente?, ¿De dónde viene y qué la causa?, ¿Cómo se contagia y cómo puedo tratarla?, ¿Qué hacer para prevenirla?, ¿En qué punto se encuentra a día de hoy?, ¿En qué consiste la desinfección de la Legionella?

Vamos a explicarte todo esto y mucho más de manera clara, ordenada y sencilla sobre una enfermedad a la que quizá gran parte de la población no conoce de verdad, confunde, o no tiene muy en cuenta.

Y aunque parece una enfermedad controlada, o de la que apenas hay casos, vas a poder constatar que no es así, y que además se encuentra en los lugares más normales y de uso bastante cotidianos. Pero no por ello hay que alarmarse, esto no quiere decir que la Legionelosis sea una epidemia peligrosa a la que debemos tener miedo, no. Porque como también vas a aprender en estas líneas, la forma de prevención no es algo complicado al alcance de pocos. Más bien, se trata de seguir la normativa vigente, y tomar las precauciones necesarias establecidas.

Historia de la Legionella Pneunóphila

La Legionelosis o Enfermedad del Legionario es una enfermedad relativamente joven. Pues solo hace falta remontarse al año 1976 y situarnos en América. Donde se celebraba el 200 aniversario de la separación con el Reino Unido.

Concretamente en Filadelfia, donde una organización de veteranos militares de la Segunda Guerra Mundial, participaba en la 58ª convención anual de la Legión americana. Y el Hotel Bellevue-Stratford, uno de los mejores de la época en la ciudad, fue el lugar elegido para alojarse por muchos de los asistentes.

Al día siguiente muchos de los legionarios que, por supuesto, habían asistido a la convención, empezaron a enfermar de manera severa. Presentando un cuadro clínico similar al de la neumonía en todos ellos. Fiebres, dificultades para respirar, tos, dolores en el pecho y la cabeza… se apoderaron de muchos de los invitados a la celebración, hubo más de 221 casos, llegando a fallecer 34 de los infectados. Los investigadores, después de descartar otras causas, se dieron cuenta de que existía una conexión directa entre los fallecidos y el hotel.

Concretamente fue el 18 de enero de 1977, cuando un grupo de científicos al frente del Dr. J. McDade, después de amplias pruebas e investigaciones, consiguieron aislar e identificar una bacteria previamente desconocida como la causante de la misteriosa infección de la Enfermedad del Legionario. Denominando a la bacteria que había ocasionado dicha enfermedad Legionella o Legionella Pneunóphila.

Con el tiempo se pudo conocer gracias a la información proporcionada por las administraciones competentes, que el comienzo de esa epidemia y desgracia, y el origen del primer brote de Legionelosis que se conoce en la historia, se propagó por medio del sistema de climatización del distinguido Hotel Bellevue-Stratford, que después de aquella auténtica catástrofe tuvo que cerrar sus puertas de manera permanente.

Por este motivo, es completamente obvio, que se denominase la Enfermedad del Legionario o Legionelosis.

La Historia de esta afección en España no es muy antigua, la Legionella es una enfermedad declarada, a nivel nacional, desde 1996, aunque el primer brote importante se produjo en los años 80, en Benidorm (Alicante), cuando un centenar y medio de turistas se contagian en el Hotel Rio Park.

Años más tarde, en 1996, en Alcalá de Henares (Madrid), se producen 224 casos de infección con 10 fallecidos.

El brote más importante de España por número de casos se produjo en Murcia, en julio de 2001. 600 personas afectadas, de las que desgraciadamente fallecen 4.

  • A continuación, enumeramos otros casos importantes en España por número de afectados y muertes:
  • En 2002, en Mataró (Barcelona), 108 afectados y 2 muertes.
  • En 2004, en Zaragoza, Hospital Clínico Lozano Blesa. 7 fallecidos por Legionelosis.
  • En 2006, en Pamplona se produce un brote que afecta a 149 personas.
  • En 2010, Se produce en Madrid un brote que provoca 40 contagios dejando 5 fallecidos.
  • En 2012, en Móstoles (Madrid), esta vez el brote se da en un restaurante y afecta a 63 personas de las que mueren 2.
  • De diciembre de 2015 a enero de 2016, En Manzanares (Ciudad Real), aparece un brote en el que se ven afectadas más de 200 personas, registrándose 5 fallecidos.
  • Estos son casos más llamativos porque se produjeron en un mismo lugar, pero desde aquel primer caso ha habido, hay y desgraciadamente se siguen dando nuevos brotes de Legionelosis.

La Legionella, como podemos observar tiene una historia más negra de lo que parece, y continúa causando afectados en todo el mundo, por este motivo no se debe subestimar ni tomársela a broma.

La bacteria causante de todo

La Legionella es una bacteria ambiental que se puede encontrar en diversos tipos de sistemas de agua, como lagos, ríos y estanques. Formando parte de su flora bacteriana. Las condiciones que favorecen su crecimiento y multiplicación, son las aguas calientes y estancadas con un rango entre 25°- 45° C, siendo óptima entre los 35° - 37° C, destruyéndose en torno a los 70° C.

Su hábitat de reproducción y propagación óptimo son los sistemas de conducción de agua y tanques de agua caliente, las torres de refrigeración, los remolinos de agua de los balnearios y los sistemas de refrigeración y evaporadores condensativos de grandes sistemas de aire acondicionado, entre otros.

Desde estos emplazamientos la Legionella puede colonizar los sistemas de abastecimiento de agua de las ciudades, y pasar a la red de distribución de consumo humano, ya sea de agua fría o caliente, y con ello tener el acercamiento y el contacto directo con las personas.

Si existe en la instalación un mecanismo productor de aerosoles, que pueda dispersar pequeñas partículas de agua por el aire, como por ejemplo los riegos por aspersión, la bacteria se puede propagar de esta manera también, ya que su forma de contagio y transmisión se da por aspiración e inhalación de micro gotitas que contengan la bacteria. Además de que se puede aspirar directamente de aguas contaminadas. Ya que como dijimos, se puede encontrar en Lagos, estanques, ríos, Jacuzzis, balnearios, piscinas, duchas, etc. Cualquier lugar público o privado con una falta de mantenimiento adecuada puede favorecer su propagación.

En algunas ocasiones estas instalaciones están mal diseñadas o construidas, y como dijimos favorecen el estancamiento de aguas que sin duda es el mejor caldo de cultivo para el germen al que nos referimos. Pues si se dan las condiciones descritas se favorece la acumulación de nutrientes para la bacteria como son lodos, materia orgánica, materias de corrosión y amebas. Formándose una biocapa que con las temperaturas descritas más arriba, desemboca en la multiplicación de la Legionella hasta densidades infectantes para el ser humano.

La enfermedad que conlleva el contagio

La mayoría de personas que se exponen a la Legionella no se enferman. Las personas con mayor riesgo son:

  • Mayores de 50 años.
  • Fumadores y ex fumadores.
  • Personas con cáncer.
  • Personas con enfermedades pulmonares crónicas.
  • Personas con el sistema inmunológico debilitado, o que tomen medicamentos que lo debiliten (trasplantados, por ejemplo)
  • Diabéticos, personas con insuficiencia renal o hepática.

Ser una persona de riesgo para la enfermedad no quiere decir que siempre que te expongas te vayas a contagiar, del mismo modo, personas fuera del grupo de riesgo, no están exentas de contagio al cien por cien, en caso de exponerse a la bacteria.

La Legionelosis como también podemos llamar a esta enfermedad nos puede afectar o se nos puede presentar de dos formas distintas, o para entenderlo mejor, nos podemos contagiar de manera leve, o de manera más grave y peligrosa:

De forma más grave y severa nos encontramos con la llamada Enfermedad del Legionario. Ésta desemboca en neumonía (infección de los pulmones)

De manera leve tenemos la Fiebre de Pontiac.

La Enfermedad del Legionario es muy parecida a otros tipos de neumonía, pues se presenta con síntomas similares. Tos seca o con esputo (flema), fiebre, dolores de cabeza, enfriamiento, problemas de respiración, dolores musculares y mal estar general severo. En algunos casos también se presenta en forma de diarrea, ganas de vomitar y aturdimiento.

Los síntomas normalmente aparecen entre los 2 y los 10 días después de la exposición a la bacteria, pero esto no es exacto, el plazo podría alargarse incluso a las 2 semanas, por lo que no se puede bajar la guardia y si empezamos a mostrar esos síntomas, después de haber estado en lugares propicios para el contagio, debemos tenerlo en cuenta.

Si se le presentan síntomas similares a los descritos, no dude en visitar a su médico con la mayor brevedad posible, y no olvide decirle que ha podido estar expuesto a la Legionella. Coméntele si ha pasado la noche fuera de casa, si ha estado en algún spa, piscina, jacuzzi, hospitales, clínicas, etc. Donde se hayan podido dar las condiciones que le describimos con anterioridad.

Para detectarla los médicos suelen realizar a los pacientes radiografías de tórax e incluso exámenes físicos para detectar su neumonía. Existiendo además otras opciones como son la gasometría arterial (extracción de sangre de una arteria para determinar la concentración de oxígeno), una broncoscopia (observación del interior de los pulmones y de las vías respiratorias), el conteo de glóbulos blancos (ya que los glóbulos blancos o leucocitos, ayudan a combatir infecciones), pruebas de la función hepática para determinar si nos está funcionando el hígado correctamente, e incluso también, les pueden pedir muestras de orina y de esputo para poder diagnosticar si la infección de los pulmones es producida por la bacteria en cuestión.

Para ello, se busca en los análisis de orina, determinadas proteínas que solo aparecen en caso de infección por Legionella. También puede obtenerse una muestra de faringe y de pulmón.

La Fiebre de Pontiac es una infección más leve de la Enfermedad del Legionario. Se manifiesta de manera similar a la gripe, con fiebre, escalofríos, cefaleas, mal estar general, dolor muscular, pero el paciente no tiene neumonía. El tiempo en el que se manifiesta la enfermedad después de la exposición es desde las 2 o 3 horas de la a los 2 días aproximadamente. Y los pacientes tardan en curarse de 2 a 5 días sin necesitar tratamiento en la mayoría de los casos. A día de hoy no se conoce ningún caso de muerte por esta variante leve de la enfermedad.

No obstante, y a pesar de lo que hemos explicado sobre esta afección, muchas de las personas que se contagian y sufren Legionelosis tienen síntomas muy leves, e incluso pueden llegar a no presentar síntoma alguno. Como hemos comentado, el sistema inmunológico, y diversos factores personales, físicos y mentales pueden influir bastante en la respuesta que nuestro organismo le da a la enfermedad.

Tratamientos de la Legionella (Enfermedad del Legionario y Fiebre de Pontiac)

Actualmente no existe una vacuna contra la Legionelosis. Pero sin duda, empezar con celeridad el tratamiento es sumamente importante. Lo primero que hará nuestro médico, una vez que tenga los resultados de las pruebas pertinentes y constate que estamos contagiados, será administrarnos antibióticos por un periodo no menor de dos semanas, pudiendo llegar a tres si después de todas las pruebas, considera que el paciente tiene las defensas bajas.

Además de luchar contra el germen, es decir contra la causa de la afección, es interesante y puede ser eficaz combatir los síntomas también.

La penicilina es un tratamiento ineficaz contra la Legionelosis.

Otros tratamientos que parecen resultar eficaces e incluso complementarios son la fluido terapia (líquidos a través de la vena), y el oxígeno, a través de una máscara o respirador.

Para tratar la Fiebre de Pontiac, como ya hemos comentado, la forma más leve de la enfermedad, no es necesario el tratamiento con antibióticos. De esta manera, en caso de ser necesario para el paciente, solo se le proporcionará un tratamiento para aliviar las molestias que le puedan estar afectando.

Prevención y lucha contra la Legionella

La prevención es la parte fundamental de cualquier enfermedad, es sin duda la mejor manera de luchar contra cualquier tipo de afección, pues la mejor forma de ganar una batalla es no teniendo que librarla.

Por eso cuando hablamos de prevenir la Legionelosis, tenemos muchos puntos que enumerar y tratar.

El primer punto es cumplir la normativa en materia de Sanidad y Consumo. El Real Decreto 865/2003 publicado en el B.O.E. el 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la Legionelosis. En la que entre otras cosas obliga a la notificación y registro de torres de refrigeración y condensadores evaporativos (a las empresas instaladoras y a los titulares). Responsabiliza a los titulares de las instalaciones, aparatos, etc… catalogados en este Real Decreto (descritos más adelante en este artículo) como instalaciones que son susceptibles de control, vigilancia y tratamiento contra la Legionella, a cumplir el Real Decreto en labores de limpieza y mantenimiento, llevando un registro del mismo, las reformas estructurales necesarias y el correcto funcionamiento de los mismos.

Cumplir la ley en todo lo referente a inspecciones sanitarias, prevención de riesgos laborales, y por supuesto en materia de limpieza y desinfección, utilizar productos aprobados y autorizados por la Dirección General de Salud Pública. Todo incumplimiento de este Real Decreto, tiene establecido en el mismo, un catálogo de faltas y sanciones.

Las instalaciones son el principal punto de prevención. Como citamos anteriormente, las mejores condiciones para la vida y reproducción del germen son las aguas estancadas, y muchas veces son las instalaciones mal diseñadas, con fallos de construcción, las que propician el estancamiento de aguas que sirven después para la proliferación de la bacteria. Por este motivo, diseñar y construir correctamente las instalaciones será fundamental

La falta de mantenimiento, o un mal mantenimiento, sin duda es uno de los mayores males en todos los campos, y aquí es una ayuda directa al contagio y la propagación de la Legionelosis.

Estos puntos en contra son los que ayudan a que se formen esos nutrientes de la bacteria, que anteriormente comentamos (lodos, materia orgánica, material de corrosión y amebas), que formarán esa biocapa, qué, sumada a las condiciones de temperatura propicias, y la ausencia de los desinfectantes necesarios, favorecerán a la proliferación y multiplicación del germen.

Por lo tanto, si el agua en malas condiciones es la piedra angular de este proceso negativo. Para evitar que la Legionella se propague y se multiplique, un punto clave y obligatorio será mantener el agua bajo condiciones de salubridad óptimas, realizando un control continuo del mismo.

Es también fundamental que el control y el mantenimiento de las instalaciones en general no se descuide, y se vigilen periódicamente. Realizando toma de muestras, para analizarlas. Evitando que se quede agua estancada, eliminando o reduciendo la suciedad al máximo, efectuando desinfecciones periódicas y control de la temperatura de las instalaciones.

Si nos ajustamos a la legalidad vigente, las instalaciones que son susceptibles de control, vigilancia y tratamiento contra la Legionella las podemos clasificar de tres maneras:

Instalaciones con mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella que han sido catalogadas como fuentes de infección: torres de refrigeración y controles evaporativos, circuitos de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno, sistemas de agua climatizada como son spas, jacuzzi, piscinas, vasos o bañeras terapéuticas o de hidromasaje, balnearios, tratamientos de agua a presión.

Instalaciones con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella: sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (tuberías, depósitos, aljibes), cisternas o depósitos móviles y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno, equipos de enfriamiento evaporativo de pulvericen agua, humectadores, fuentes ornamentales, sistemas de riego por aspersión urbanos, sistemas de agua contra incendios, elementos de refrigeración por aerosolización al aire libre. Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.

Instalaciones de riesgo en terapia respiratoria: en este apartado meteremos los equipos de terapia respiratoria, respiradores, nebulizadores y cualquier equipo médico en contacto con las vías respiratorias.

Aunque es menos probable que en nuestros hogares se produzca la proliferación de la bacteria, la prevención y el mantenimiento en nuestro hogar no está de más, por eso vamos a dar también unas pequeñas pautas para evitar así que podamos llevarnos una sorpresa:

Los grifos de casa que apenas utilices, ábrelos y púrgalos una vez a la semana al menos, al igual que si empleas filtros de grifos, o de ducha, intenta mantenerlos siempre limpios.

Utiliza a poder ser, difusores y alcachofas de ducha de gota gruesa, evita los de gotas muy finitas.

Por lo menos una vez al año desinfecta todos los filtros y difusores de ducha.

Aunque tengas aire acondicionado en casa, no te preocupes, los aparatos de aire acondicionado privado, no conllevan ningún riesgo, porque estos aparatos no hay un circuito cerrado de agua, en estos, es imposible que la bacteria se multiplique.

A la hora de prevenir y controlar la desinfección de la Legionella, es sin duda la parte más importante, una limpieza adecuada y un desinfectante de calidad será el punto que marcará la diferencia en todo lo referente a la eliminación de la bacteria.

Hay un amplio marco de productos de limpieza y desinfección, pero sin duda aquí vamos a destacar los que los aconsejan los profesionales. Y entre ellos nos destacan los Biocidas, que son sustancias químicas sintéticas, o de origen natural, o microorganismos, que están destinados a destruir, contrarrestar, neutralizar e impedir la acción, o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier organismo considerado nocivo para el hombre.

Con esta definición, nos queda claro que, en el proceso de prevención, desinfección y mantenimiento de las instalaciones, la utilización de estos productos, nos dará un plus de efectividad.

Frente a los tratamientos más tradicionales, la utilización de Biocidas, nos proporcionarán una serie de ventajas diferenciadoras:

  • Una estabilidad y eficacia mayores.
  • Ahorraremos tiempo y dinero, ya que daremos una respuesta más eficaz, rápida y duradera.
  • Aguantan mejor las temperaturas que otros productos de los que se utilizan para el mismo cometido.
  • Son fáciles de utilizar.

Además de eliminar la Legionella, son productos que podemos encontrar biodegradables 100 por 100, no son tóxicos, ni nocivos para el medio ambiente, además de no causarnos ningún trastorno si por error nos pasamos con la dosis. Pues son productos inocuos.

En cantidades de uso recomendadas, no provocan corrosión.

Para poder explicar el proceso de limpieza y desinfección, vamos a exponer aquí un ejemplo de lo que haría una empresa legal y certificada, con profesionales cualificados, a la que llamamos para que nos preste sus servicios en materia de prevención y mantenimiento:

En este caso las empresas lo que harán será asegurarse de que se cumple la legislación vigente en materia de prevención de legionelosis, según las pautas marcadas por el ya mencionado anteriormente Real Decreto 865/2003.

Para ello nos revisarán las instalaciones, evaluando posibles riesgos asociados a las mismas. Harán una toma de muestras y mantenimiento. Realizarán la limpieza y desinfección de las instalaciones, pasándolo todo al registro que por normativa debemos llevar, en el que debe constar:

  • Funcionamiento de la instalación.
  • Operaciones y revisiones de limpieza, mantenimiento, desinfección de las instalaciones.
  • Resultados de los análisis realizados en la toma de muestras.
  • Todo ello Certificado de manera legal.
  • Y el resultado de la evaluación de Riesgo de nuestras instalaciones.

Como podemos observar, es importantísimo cumplir estrictamente con todo lo referente al control, mantenimiento y desinfección de la Legionelosis, y es de esta manera como se controla la bacteria.

Legionella Pneumophila hoy en día

Según dicta la Sociedad Española de Sanidad Ambiental, cada año se registran una media de 45 brotes de Legionella en todo el territorio nacional. Una cifra que no podemos ignorar, no podemos bajar la guardia, especialmente en periodos de fuerte calor, que es cuando se registran la mayoría de los casos. Cuando se utilizan más los sistemas de aire acondicionado, piscinas, etc.

Se cree que la Enfermedad del Legionario esta presente en todas las partes del mundo. Aunque poder detectar exactamente donde se produce más incidencia es muy complicado ya que en muchas partes del planeta, la falta de medios, la vigilancia y el control de la enfermedad hacen que sea imposible saber con exactitud la magnitud del problema. Y, por ende, la tasa real de brotes y afectados.

En Europa, Australia y Estados Unidos se detectan una media de entre 10 y 15 casos por cada millón de habitantes al año. De los que se estima que entre un 70% y un 80% son personas mayores de 50 años, y que entre el 60% y el 70% son hombres.

En cuanto al origen de las afecciones, en las que se pudo conocer el foco de infección (ya que en muchas ocasiones este dato se desconoce), se estima que aproximadamente entre un 75% y un 80% de los casos se dieron en los propios países, entre un 10% y un 12% se dieron en viajes al extranjero. Y entre un 10% y un 15% (no se puede determinar con exactitud), se relacionan con centros sanitarios y otros.

Se viene observando en los últimos años, que, en Europa, los casos de infección por Legionelosis van en aumento. Aproximadamente unas 450 personas fallecen cada año por esta enfermedad. Según los expertos, esto se puede deber a factores climáticos y también a una mejora en los sistemas de vigilancia y detección de la afección en cuestión. Porque, aunque es una enfermedad declarada en los 30 países de la Unión Europea, hay importantes diferencias en las tasas de notificación entre los países de esta región. Esto lleva a pensar que la realidad es algo diferente, y que la incidencia real es más alta de lo que se registra. Errores de diagnóstico o falta de notificación son probablemente las principales causas de la diferencia entre los datos registrados y la realidad. Como ejemplo tenemos los países del Este y el sudeste de Europa, donde las tasas notificadas son sospechosamente mucho más bajas que la media europea.

Desde el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), insisten en que todos los países deben esforzarse y colaborar para desarrollar y mantener medidas de control adecuadas en las instalaciones de riesgo. Pues esta es sin dudad la pieza clave en esta lucha.

El futuro de la Legionella

Sin duda se debe seguir investigando para poder estar al día en la lucha de todo tipo de enfermedades y bacterias. Y con la Legionella Pneunóphila, es de suma importancia saber adaptarse y adelantarse a los cambios. La investigación nos proporciona nuevos datos acerca de la bacteria y es en 2017 cuando un grupo de investigadores del instituto Pasteur de París, liderado por Carmen Buchrieser, ha descifrado por primera vez los mecanismos fundamentales que utiliza la bacteria responsable de la Legionella para propagarse por el organismo humano.

Éste patógeno que causa la infección, ataca a las células provocando una fragmentación en la mitocondria (que es la responsable de la respiración celular), y modifica así su metabolismo. Alterando la producción de energía y con ello, creando un entorno favorable para su reproducción.

Este descubrimiento abre una nueva vía para el desarrollo de terapias contra enfermedades infecciosas, y concretamente contra aquellas que causan cambios metabólicos originados por bacterias que causan o producen la enfermedad, como es el caso de la que ocupa este artículo. Este hallazgo, además, nos descubre nuevas formas de lucha contra infecciones causadas por la Legionella, como sería desarrollar estrategias encargadas de prevenir el daño en las mitocondrias.

Como se ha podido observar, detrás de la lucha contra esta enfermedad, hay mucho camino recorrido, y mucho más por recorrer, esperamos que después de haber leído estas líneas haya podido entender de donde viene, donde se encuentra, como se detecta, como se mantiene a raya, y como se debe realizar la desinfección de la legionella de manera precisa.

El CSISP secuencia una cepa de legionela

Los estudios revelan a qué antibiótico es resistente

Es complicado poder obtener resultados rápidos cuando éstos se refieren a investigaciones y estudios sanitarios. Pero el trabajo intenso y meticuloso ha comenzado a dar sus frutos en el Centro Superior de Investigación en Salud Pública, el CSISP. El centro, que celebró ayer su primer aniversario, dio a conocer cuáles son las líneas de investigación que se están llevando a cabo y los primeros resultados.

Legionella

Entre éstos, el catedrático de genética de la Universitat de Valencia y director del área de Genómica y Salud del centro, Andrés Moya, explicó que han logrado secuenciar el genoma de legionella que apareció en Alcoi a principios de los noventa. Esta cepa, que es una de las más virulentas, se aisló en 1990 y ha vuelto a desarrollarse en varias ocaciones en estos años. Este trabajo ha permitido poder determinar qué fármaco es el más eficiente contra esta enfermedad al saber a qué antibióticos ha generado resistencia la bacteria en cuestión de días.

Empresas contra la Legionella

En breve publicaremos empresas dedicadas a la desinfección y control de Legionella, asi como empresas aplicadoras que se dedican a Tratamientos de Aguas.

Control de Legionella

Se publicará en breve toda la información relativa a la legionella, normas, decreto 865, productos plaguicidas, definiciones, tratamientos y control de legionella.

Tratamientos, definiciones, noticias, cursos e información sobre Legionella

Webs amigas: Casa Rural en Casla